Bienestar

Claves para comer sano en la oficina

Como pasamos entre 8 y 9 horas diarias en el trabajo es muy necesario crear hábitos saludables a la hora de alimentarnos. Para eso hablamos con Luciana Tenreyro, nuestra nutricionista, que nos da algunos consejos prácticos para incluirlos en la rutina laboral.

 

 

Fácil digestión

Evitá las comidas pesadas y grasosas porque provocan cansancio y pesadez estomacal. Para mantenerte más ágil y alerta consumí verduras, frutas y lácteos.

 

Dedicá tiempo

Comé sin apurarte y masticá muchas veces. No lo hagas frente a la computadora, ni al estar de pie o mientras hacés otras cosas.

 

Eliminá las golosinas

Las máquinas expendedoras son una tentación que tenés que evitar por todos los medios, ¡sus opciones de colaciones son muy poco saludables!

 

Incorporá líquidos

Tomá agua en forma seguida y empezá a perder la costumbre de tomar mucho café.

 

Energizate

Aprovechá la hora de la comida para desconectarte y no hablar de temas laborales o conflictivos. Comer al aire libre es una buena manera de relajarte antes de volver al trabajo.

 

Si te levantás a las corridas y nunca lográs desayunar en casa, ¡aprovechá las instalaciones de tu oficina!

– Dejá siempre un yogur en la heladera para desayunar o usarlo como colación.

– Comprá leche en polvo descremada en caso de no contar con heladera.

– Tené a mano infusiones variadas: té, mate cocido y café para mezclar con leche.

– Sumá copos de cereales a tu yogur o vaso de leche.

– Llevá frutas, ¡banana y manzana son opciones superprácticas!

– Evitá las galletitas, los snacks, los productos de panadería y las gaseosas.

 

Cada persona necesita un plan de alimentación distinto según sus características y estilo de vida. Lo ideal es que consultes a tu nutricionista y vos misma prepares tu vianda, ¡porque nada es más sano que la comida hecha en casa!

 

Si querés informarte un poco más, entrá a www.lucianatenreyro.com.ar/libro/ ¡y descargate gratis el Ebook de nuestra nutricionista!