Bienestar

¡Probá la Sal Rosada del Himalaya!

Es conocida como “el oro blanco” por su contenido en iones de luz, además es la más pura, benéfica y libre de contaminantes que encontramos en la Tierra. Proviene de la base de las montañas del Himalaya, en Nepal, donde antes existía un océano extenso y maravilloso.

 

 

¿Qué diferencias hay con la sal de mesa común?

–  La sal que tenemos en casa, y cuyo consumo deberíamos regular, está tratada químicamente.  Como se depura al máximo, se convierte en cloruro sódico y deja de ser un nutriente.

–  Con la sal refinada pasa lo mismo que con el azúcar blanco. Lejos de aportar algún beneficio, lo que hace es inflamar y alterar la función de muchos de nuestros órganos.
–  Al día de hoy gran parte de los alimentos que consumimos contienen este tipo de sal, como conservas, platos precocinados, congelados, snacks y embutidos. Incluso, la pastelería también la utiliza porque potencia el sabor.
–  Una alternativa sería la sal marina. Ahora bien, ¿sabes cuál es el problema de este tipo de sal? Que los océanos contienen muchos tóxicos derivados del petróleo y el vertido de plásticos.
–  La sal del Himalaya es una alternativa natural, el único detalle es que puede resultar un poco más cara por lo excéntrico de su origen.

 

Beneficios de la sal del Himalaya

– Regula el agua corporal.

– Mejora y equilibra el sueño.

– Es un antihistamínico natural.

– Controla el nivel de azúcar en sangre.

– Previene la aparición de las varices porque favorece la circulación.

– Armoniza la excesiva acidez de las células, especialmente las del cerebro.

– Previene calambres musculares porque contiene magnesio.

 

Como toda sal, ¡es importante que controles su consumo!

Además, no olvides consultarlo con tu médico antes de decidir incluirla en la alimentación.